Menú Cerrar

Lo siento, pero no me gusta salir a aplaudir a los balcones

Aunque a veces lo hago (animado por mi mujer y mis hijas) no me gusta salir a aplaudir a los balcones. Lo siento. Sé que puedo parecer borde y antisocial. Os diré por qué no me gusta salir a aplaudir.

Lo peor de esta crisis del coronavirus no ha llegado todavía. Lo peor será cuando pasen las semanas y haya familias que, con todos en el paro y confinados, no tengan qué comer, por ejemplo, o no tengan con qué pagar las facturas básicas, como hablaba hoy con mi amigo Willy.

Entonces, aplausos aparte, se demostrará la verdadera sensibilidad, nobleza y solidaridad de una comunidad de vecinos. Esos que salimos a aplaudir a los balcones.

Ojo, sé que se aplaude a los servicios sanitarios. Que se lo merecen, por supuesto.

Pertenezco a un colectivo (el profesorado) con bastante mala fama. Y me gusta que al personal médico y sanitario se le agradezca que nos salven vidas (¡¡¡Gracias, chicas!!! ¡¡¡Gracias, chicos!!!) Pero permitidme no aplaudiros hoy. A cambio, cuando pase todo esto, no me enfadaré cuando tenga que esperar mucho tiempo en la sala de un centro de salud. Comprenderé que estáis saturados. Y también, a cambio y cuando pase todo esto, comprenderé que no tengáis el mejor humor cuando me examinéis, pues comprenderé que tenéis jornadas agotadoras.

Dicho esto, quizá mañana salga a aplaudir a aquellos que nos salvan vidas. Pero pensaré, como hoy, que esta guerra es muy larga, y que tendremos ocasiones para probar, con nuestro prójimo, de qué madera estamos hechos en realidad.

Ánimo con la cuarentena. Queda un día menos.

Publicado en Sin categoría

4 comentarios

  1. Elisa Bueno Saiz

    Tienes mucha razón, Juan Pedro. Lo peor está por llegar y vamos a necesitar mucho más que aplausos desde nuestros balcones.
    El día después, se va convertir -me temo- en una sucesión de días interminables y muy, muy duros.
    Os deseo salud para ti y los tuyos, un bien tan dificil de conseguir eb estos tiempos, sobre todo en mi Madrid.

    • Juan Pedro

      Gracias por tu comentario, Elisa. Sé que vendrán días duros, pero también sé que sentiremos más fuerza si tenemos a personas como vosotros a nuestro lado. Da igual que estéis o no estéis cerca físicamente. Vuestras buenas vibraciones siempre se notan. Por cierto, qué bien y qué bonito está creciendo «Historias entre fogones». Un fuerte abrazo. También te deseo salud para ti y los tuyos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.