Menú Cerrar

Una petición al otro lado del teléfono

Llegué a mi despacho. El display del teléfono me avisaba de que tenía un mensaje en el contestador.

Empecé a escucharlo. Era una voz temblorosa de mujer; no sabía precisar la edad. “Alfonso, ¿ha llegado tu hijo a casa”, preguntaba. “Cuando llegue dile que me llame. Por favor”.

No sé si os ha pasado algo parecido. ¿Pena? ¿Miedo? Aquella voz y su petición me inquietaban sobremanera. Y, mientras borraba el mensaje, me arrepentí de no haber llamado a aquella mujer y de no haberle dicho que se había equivocado. Me arrepentí de haber borrado el mensaje de una persona que necesitaba ayuda.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: