Menú Cerrar

Señor, la que me espera

Conversación con mis dos hijas, esta noche, antes de su baño.

Mónica (8 años): Papá, ya verás, algún día me voy a ir de casa (me dice enfadada)

Yo (restando importancia y pensando en su futura adolescencia): Pues pronto empiezas, hija

María (4 años): Moni, si te vas de casa, ya no podrás cenar pizza los viernes, ¿eh?

Mónica: Me da igual, os vais a enterar. ¡Me voy a ir de casa!

Yo (con mohín de desdén): Y adónde irás, hija…

Mónica: Pues aquí al lado, que vive Óliver… [Óliver es un compañero del colegio]

Yo: Ah, claro.

María (levantando los brazos): Moni, entonces, si te vas de casa, ¡seré hija única! ¡Yupi! ¡Seré hija única!

Publicado en Sin categoría

4 Comentarios

    • Juan Pedro

      ¡Gracias, Guadalupe! Precisamente, muchas las escribo para que no se me olviden. Otras las escribo en otro cuaderno que, por el momento, es ultrasecreto… ¡Un abrazo enorme!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: