Menú Cerrar

Señor, la que me espera

Conversación con mis dos hijas, esta noche, antes de su baño.

Mónica (8 años): Papá, ya verás, algún día me voy a ir de casa (me dice enfadada)

Yo (restando importancia y pensando en su futura adolescencia): Pues pronto empiezas, hija

María (4 años): Moni, si te vas de casa, ya no podrás cenar pizza los viernes, ¿eh?

Mónica: Me da igual, os vais a enterar. ¡Me voy a ir de casa!

Yo (con mohín de desdén): Y adónde irás, hija…

Mónica: Pues aquí al lado, que vive Óliver… [Óliver es un compañero del colegio]

Yo: Ah, claro.

María (levantando los brazos): Moni, entonces, si te vas de casa, ¡seré hija única! ¡Yupi! ¡Seré hija única!

Publicado en Sin categoría

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.