Menú Cerrar

Quién podía saberlo

Al pobre gusano le asustaba sobremanera la muerte. Y más ahora, que comprendía que su fin estaba cerca. Para morir en paz construyó un lecho de seda. Adiós al mundo material: al sol, a los reflejos verdes, al rocío. Le entraba el sueño. Adiós; adiós a todo. ¿Existiría el más allá? ¿Sería verdad eso que dicen que los ángeles gusanos llevan alas? Quién lo sabía. Quién podía saberlo.

Imagen: George Shaw (1751-1813). Original de la Biblioteca Pública de Nueva York. Digitalizado por Rawpixel.

Publicado en Lo más leído, Microrrelatos

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.