Menú Cerrar

Ándate con cuidado, yacaré

Pensó el fenicóptero:

Ándate con cuidado, yacaré. Tú, invencible con tus mandíbulas, te crees tan seguro en el pantano. Ya vendrá la sequía que en el barro te sepulte. Ándate con cuidado. Tú, que has destripado al cervatillo y al cochino y al mono despistado. No te cazaremos nosotros, los otros animales de la selva. Pero te encontrarás a otro depredador; quizá más cruel, más inesperado.

Publicado en Cuentos del fenicóptero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: