Menú Cerrar

Profesores, eternidades y una profesión más

H.B. Adams decía que «un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede predecir dónde acabará su influencia».

Ésta es una profesión tan difícil como apasionante, que no tiene retorno (ni emocional, ni económico) ni a corto ni a medio plazo. A menudo no la tiene ni siquiera a largo.

Sin embargo, creo que tengo la mejor profesión del mundo.

He encontrado en el blog de Marco Cimino este vídeo. Y no podía dejar de compartirlo aquí con vosotros.

En el título del post os decía que tengo una profesión más. Es más difícil que la docencia: soy padre de Mónica y María

Publicado en Sin categoría

1 Comentario

  1. amelie

    ¡¡¡Qué hermoso leer que alguien disfruta tanto con su trabajo -un trabajo que tiene que ver con el amor a l@s demás, porque no deja de ser eso-!!! Gracias por compartir tanta Belleza. Un beso enorme (y gracias por el vídeo, es chulísimo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *