Menú Cerrar

Tengo que volver a casa

Cuando abrí los ojos me zumbaban mucho los oídos. Estaba tumbado en el suelo, boca arriba, y veía el cielo. De inmediato advertí cierto olor a pólvora y a barro. Sentí que mis ropas, de tela burda, estaban mojadas. Empecé a moverme: tenía todo el cuerpo entumecido.

De repente, ante mi campo de visión asomó una cabeza. Un muchacho, mal afeitado, me dijo con acento del sur:

Un obus est tombé très près de vous. Ami, tu es né de nouveau.

Me ayudó a incorporarme. El chico estaba muy sucio. Olía a sudor y a podrido, y tenía las manos descuidadas y las uñas algo largas y negras. Pero era mi ángel de la guarda y no era plan criticarle.

Me di cuenta de que los dos vestíamos uniforme militar azul, y, entonces, empecé a comprenderlo todo. A lo lejos oí unos aviones y giré la cabeza. Era lo que me temía: una escuadrilla de biplanos.

—N’ai pas peur. Ils sont à nous

Pero no me asustaban los aviones. Había saltado a 1916, me encontraba quizá en Verdún, y comprendí que iba a tener muy, pero que muy difícil volver a casa.

Imagen: Ylanite Koppens en Pexels.com.

Publicado en Lo más leído, Microrrelatos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *