Menú Cerrar

Fin de cuatrimestre

Versos de buen corazón,
tan grande que no les cabe en una estrofa.

También versos con barba y voz engolada,
que creen que saben más que tú
(y quizá tengan razón).

Versos que no se enteran porque no quieren.

Versos que te dicen que te deben la rima,
cuando es al revés: eres tú quien se la debes a ellos.

Versos adorables.
Versos que psá.

Versos que se comportan como en el Instituto
y se dejan llevar por otros versos.

Versos que quieren hacer un máster,
pero lo que quieren de verdad es trabajar
pero no pueden.
Versos a los que un día pedirás trabajo.

Versos que te calan a la primera.

Versos que tú sabes que llegarán lejos
precisamente porque no quieren demostrarlo.

Versos a los que no llegas
y te da rabia.

Los versos siempre tienen vida.

Publicado en Sin categoría

4 Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: