Menú Cerrar

Clap-clap-clap

Retrovisor
Retrovisor. JPMC

Por la radio del coche suena música pop. Todavía me falta un buen trecho para llegar a la Universidad. Voy solo por la carretera. De repente empieza a llover y apago la radio para escuchar cómo caen las gotas sobre el techo y el parabrisas.

Clap-clap-clap.

Clap-clap-clap.

Recuerdo.

Cuando era pequeño, mis padres me compraron un abrigo, muy popular entonces, una coreana, de color azul marino y forro acolchado naranja. Si te subías del todo la cremallera, el abrigo sólo dejaba un pequeña apertura para los ojos. Las tardes de lluvia, cuando salía del cole, me gustaba subirme la cremallera y oír (en la capucha, junto a mis oídos), las gotas de lluvia.

Caminaba solo por la calle. Con la mochila a la espalda, escuchando la lluvia caer y escondido debajo de la capucha, sentía cierta felicidad y quizá también cierta seguridad: todo saldría bien; al final, todo saldría bien. Tenía once años.

Voy conduciendo rumbo a mi trabajo. He apagado la radio. La lluvia cae sobre el coche.

Todo saldrá bien; al final, todo saldrá bien. Tengo cuarenta y cinco años.

Clap-clap-clap.

Clap-clap-clap.

Publicado en Sin categoría

9 Comentarios

  1. Paula

    ¡¡Oooohhhhh!! Todo saldrá bien,claro que sí.
    ¿Sabes una cosa? Yo hace poco,muy poco que no me encojo-enojo con la lluvia,y mira que llueve en mi tierra meiga,eh? Leer historias como la tuya me ayuda a ver que se puede disfrutar incluso de las cosas que siempre hemos odiado.
    Como siempre,graaaciaaaaasss!!!
    Mil besos.

  2. Ruymán

    Plas-plas-plas.

    Por cierto, aunque sin gorro, yo también tuve una cazadora así. Tenía nueve o diez años y me dio mucha rabia crecer y no poder seguir usándola. Precisamente ahora, escucho llover. Y las gotas me susurran que sí, que al final todo saldrá bien porque, aunque sea dura, la vida acaba premiando a los buenos.

  3. maria merino

    La lluvia es como los retos que se prsentan en la vida. Si uno se encoje y la mira desde la ventana…¡no sale de casa! Cuando te decides a salir y a dejartes mojar…¡¡hace cosquillas!! Y, cierto, uno vuelve a ser niño.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: